Lunecesito Cachito’s: Fading Frontier, Deerhunter lo han vuelto a hacer.

deerhunter-fading-frontier-stream-album
Deerhunter
han vuelto, y como empieza a dejar de ser noticia, con un álbum maravilloso debajo del brazo. Un LP que incorpora nuevos sonidos e influencias a su repertorio, y que lo hace de manera magistral. Microcastle y Halcyon Digest fueron ejemplos de la psicodelia más atmosférica, mientras que Monomania hundía sus raíces en un sonido Nueva Orleáns que bebía – y no poco – del blues. En este nuevo Fading Frontier, el pop se ha cruzado en la senda de los Deerhunter, y de su encuentro amoroso ha nacido un álbum sumamente interesante. Influencias como las de R.E.M, Neruda, Tom Petty, Huidobro, Almodóvar, Al Green y Tears for Fears – todas ellas en su mapa conceptual http://deerhuntermusic.com/ -, unidas a su propia “mochila” musical han alumbrado un Larga Duración imprescindible.

Fading Frontier es un álbum con dos caras, las de las “nuevas” influencias y las “viejas” querencias de los norteamericanos, que pugnan por hacerse más audibles a medida que transcurre el disco. Hay en el LP un primer bloque conformado por temas como ‘All the Same’, ‘Living my Life’ o ‘Snakeskin’, en el que estas nuevas influencias más cercanas al pop ganan la partida y forman canciones luminosas y suaves. Un segundo grupo de canciones-empate también es visible – escuchable – en Fading Frontier cuando ‘Breaker’ o ‘Duplex Planet’ ocupan el reproductor; son temas en el que ni psicodelia ni pop se llevan el gato al agua, y en el que las reminiscencias de discos anteriores están muy presentes. Finalmente, un último bloque en el que ‘Ad Astra’ es la reina indiscutible –y ‘Leather and Wood’ una perfecta escudera- se centra en la creación de atmósfera más cercana a la psicodelia, un terreno en el que los de Atlanta han demostrado moverse como peces en el agua desde hace tiempo.

Screen-Shot-2015-08-15-at-09.57.11

Deerhunter ha incorporado además a su repertorio una suavidad de la que les conocíamos capaces pero en la que no se prodigaban. El triplete inicial, ‘All the Same’ ‘Living my Life’ – ‘Breaker’, es el mejor ejemplo de ello. En los tres temas la psicodelia pasa a un segundo plano y los tintes de pop cobran fuerza. Más luminosos que de costumbre, se complementan con ‘Duplex Planet’, cuarto artefacto de Fading Frontier, que comienza la lenta degradación hacia la creación de la atmósfera.

Bajando las pulsaciones poco a poco Deerhunter se adentra en ‘Take care‘, primer tema en el que la psicodelia gana la partida – por poco – y la burbuja empieza a formarse. Con un último minuto instrumental fantástico, es inevitable dejarse envolver por la sutileza de los de Atlanta. En la misma línea sutil, casi desidiosa, entran en ‘Leather and Wood’, el tema más Halcyon Digest de este nuevo álbum; es un corte tan capaz de sosegarte como de inquietarte, todo depende del punto en el que fijes tu atención.

Y con la burbuja formada y la atmósfera a tu alrededor, los norteamericanos se descuelgan con ‘Snakeskin’, que retoma la estela del inicio luminoso y pop del disco. Y tras ella, ‘Ad Astra’, de nuevo una composición de atmósfera y profundidad; un artefacto al que no puede reprocharse ni una coma. Una pequeña maravilla que habría sido el colofón perfecto al ambiente conformado por ‘Take care‘ y ‘Leather and Wood’, y que detrás de ‘Snakeskin’ pierde fuerza.

10960258_792139050874377_2718272517774690356_o

No nos entendáis mal, ‘Snakeskin’ es un corte fabuloso, en el que resuena Monomania y aquellas influencias New Orleáns que tanto nos gustaron. Pero su lugar en el disco no es el idóneo. Con la atmósfera creada por ‘Take care‘ y ‘Leather and Wood’,  ‘Snakeskin’ te saca de la ensoñación y te devuelve a la primera parte del álbum, a esa mezcla de pop y psicodelia que no consigue –de hecho no lo pretende- elevarte y evadirte. Seguramente su inclusión tan tardía, en una fase del álbum que no le corresponde, sólo responda a un intento de dar velocidad a la segunda mitad del EP claramente formada por temas más lentos y profundos.

Sea como fuere, una vez pasados ‘Snakeskin’ y la joya que es ‘Ad Astra’, sólo queda disfrutar de ‘Carrion’. Deerhunter despide su último disco con un tema que reúne, en 2.58, la esencia completa del álbum. Que aúna psicodelia, pop, Microcastle, Halcyon Digest, Monomania, luminosidad y burbuja; un último corte que sólo te deja con ganas de más.

Por Alejandro Zapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s